Autoanálisis previo para trabajar como mediador (IV): Asertividad 0

Posted on 5, mayo 2015

in Category Mediación


Comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros legítimos derechos sin la intención de agredir, pero tampoco ser agredidos. ¿Eres asertivo? ¿Sabes decir que no?

“Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es no”(Gabriel García Márquez)

 

Autoanálisis previo para trabajar como mediador (IV): Asertividad/mediacion

 

El tema de la asertividad tiene sus aristas, o al menos eso me parece al reflexionar sobre ella, que es lo que vengo haciendo en mi serie de autoanálisis para trabajar como Mediador.

El término asertividad, fue utilizado por primera vez por Joseph Wolpe en 1958 como, “expresión adecuada dirigida hacia otra persona de cualquier emoción que no sea la respuesta de ansiedad”. Por su falta de claridad el concepto se entendió en un inicio como agresividad o atrevimiento social, hasta que se abandonó de manera progresiva ese término, denominándolo a fines de los años 70 como, “Habilidades sociales”.

¿Habilidades sociales?, ¿Seguro?. No voy a ser yo la que ahora tire piedras sobre mi propio tejado y desde que he empezado esta serie vengo hablando de los peligros que conlleva en comunicación la necesidad de “tener razón” y el “tenerlo todo claro”, dos destructores de la comunicación que son característicos de aquellas personas pagadas de sí mismas que se posicionan en una situación de superioridad con respecto a su interlocutor y que son los primeros escollos que habremos de sortear en nuestra labor como Mediadores si queremos obtener algún resultado positivo.

Pero, ¿no está la asertividad muy cercana a estos dos grandes enemigos de la comunicación?

A saber, -¡Y si estoy equivocada que alguien me corrija!, características de la persona asertiva:

          – “Este soy yo” , esto es lo que yo siento, pienso y quiero.

          – Eso sí, voy a mostrar una comunicación abierta, directa, sincera y apropiada, pero dejando claro quién soy, lo que siento y quiero. !Pues vaya!

          – Voy detrás de lo que quiero. Yo no soy esa persona pasiva que espera que las cosas sucedan, yo hago que las cosas sucedan.

          – Adopto una posición de “porque yo lo valgo” con respecto a mi interlocutor

Os recomiendo la lectura del post, “La ineficiencia de la asertividad”, que José Luis Velasco escribió en su blog, El peón coronado, seguro que no os dejará indiferentes.

Pensar y analizar lo que somos, nos lleva a encontrar pequeñas, -e incluso grandes-, incongruencias en nuestra persona y si nos dejamos llevar por la opinión general de las personas que frecuentamos, es posible entrever una conducta mecánica, y tal vez contraria a nuestros valores. ¿Cuántas veces callamos nuestro punto de vista por nuestra necesidad de ser aceptados o reconocidos?

Pero desde mi punto de vista la asertividad no es la solución sino la causante de conflictos como resultado de posturas rígidas e imposiciones derivadas de un individualismo radical.

Lo que hace único a un individuo no es quién es, sino en quién se convierte tras el proceso de búsqueda en pos de ser el arquitecto de su propia vida y no un títere en el teatro de la sociedad y, justo en este punto de la reflexión encuentro el concepto de andaba buscando. Autenticidad.

Autoanálisis previo para trabajar como mediador (IV): Asertividad/mediacion

El valor de la autenticidad le da a la persona autoridad sobre sí misma, iniciativa para proponerse y alcanzar metas, carácter estable y sinceridad a toda prueba, en definitiva, le hace tener coherencia de vida.

La autenticidad surge como resultado de enfrentarnos constantemente a las presiones e influencias externas, es decir, no se evita el mundo externo para lograrla ni me coloco en una situación de superioridad con respecto al otro, sino que me sumerjo en él, tratando de adaptarme sin perder mi individualidad. La autenticidad va acompañada de la conciencia de los demás y está integrada con todos los aspectos del mundo externo, por tanto es un aprendizaje que merece la pena y no una reafirmación del individualismo radical que implica el “porque yo lo valgo”.

Una persona auténtica

  • Expresa sus sentimientos (positivos y negativos) a los demás.
  • Sabe decir que no.
  • Respeta los derechos de los demás y hace respetar los suyos.
  • Sabe dialogar y llegar a acuerdos.
  • No tiene miedo a la hora de expresar su opinión.
  • Acepta críticas y las emite.
  • – Habla en primera persona de sus emociones, sentimientos y de sus puntos de vista.
  • Por tanto, no critica, no juzga, no se queja.
  • No necesita reafirmarse frente a nadie porque sabe quién es.
  • Su comunicación no verbal se caracteriza por: Movimientos suaves, voz modulada, mirada para conectar, cabeza en su eje, paralenguaje fluido y sin muletillas (eh, uhm, ee….), piernas que sujetan el cuerpo, movimientos proyectivos

 

Si quieres saber cómo lograr autenticidad ponte en contacto conmigo aquí

Autoanálisis previo para trabajar como mediador (IV): Asertividad/mediacion

 

 

 

0 Comments

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Name*

Website

cuatro × uno =

Comment

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>